Especialmente para las personas que sufren de insomnio, stress y algún desequilibrio emocional.

Los cuencos tibetanos son metálicos y fabricados desde hace siglos en el Tibet con el fin de relajar la mente, conseguir estados de meditación y para tratar ciertas dolencias. Los cuencos al ser tocados producen un sonido armónico y vibración que se utiliza para reducir el estrés, equilibrar chakras  o centros vitales del organismo y para alcanzar una sensación de bienestar físico y mental.

Este masaje especialmente relajante y antiestres, se realiza haciendo vibrar los cuencos  que se colocan en distintas zonas del cuerpo. A través de estas vibraciones se equilibran los distintos órganos y sistemas de nuestro cuerpo.

Duración total de la sesión: 1:15 hora