No asumas que tu dolor no tiene tratamiento

A menudo asumimos que tenemos que «aprender a convivir» con ciertas dolencias, lesiones o enfermedades, porque son genéticas o nuestros familiares padecen o padecieron de ellas o bien porque alguien ha declarado que nos tenemos que habituar a ese dolor.

No podemos aceptar que una enfermedad, aunque sea genética, no pueda mejorar.

Todo comienza por nosotros mismos y por aceptar e interiorizar que podemos cambiar esta situación o al menos mejorar nuestra calidad de vida.

Quizás tu enfermedad no se resolverá pero si puedes tratar los síntomas para poder vivir mejor.

A mi consulta llegan pacientes por ejemplo con mucho dolor en la zona cervical que padecen de migrañas, mareos e incluso vértigos, que les han dicho que esta situación es para toda la vida y que se tienen que acostumbrar a vivir con ello. A lo largo de las sesiones y con el tratamiento personalizado y adecuado, vamos liberando con masajes y osteopatía las tensiones musculares, fascias y los bloqueos óseos, mejorando así la circulación sanguínea y nerviosa que irriga la cabeza, aliviando los dolores de cabeza y los mareos. Esto no quiere decir que no se volverá a padecer de migrañas o vértigos, pero sí que pueden llegar a ser mas leves y con menos frecuencia, incluso llegando a desaparecer según el caso.

Otro ejemplo son las hernias discales, que conllevan mucho dolor e incluso se irradia hacia las piernas, haciendo complicada la vida cotidiana. El dolor nos lleva a una mayor tensión muscular lo cual agrava la hernia. Al liberar las contracturas de la zona y realizar las maniobras de osteopatía conseguimos bajar el nivel de dolor. La hernia seguirá estando pero ya no impedirá nuestro dia a dia por el dolor.

Existen muchas terapias alternativas que pueden ayudarte a tener una mejor calidad de vida.

No te des por vencido ante el dolor, busca tu opción de tratamiento.

 

Araceli Fenoglio

Quiromasaje, Osteopatía y terapia de sonido.

Nitya Om Terapias Naturales

Estiramientos

IMPORTANCIA DE LOS ESTIRAMIENTOS

Los estiramientos favorecen y permiten tener los músculos en buena forma. El estiramiento es un punto intermedio entre el ejercicio y el sedentarismo.

Con ellos mantenemos los músculos activos, se conservan mas jóvenes y elásticos, ayudan a mejorar la flexibilidad y movilidad del cuerpo, reducen la tensión muscular previniendo lesiones futuras.

Los estiramientos mejoran la circulación y ayudan a la reabsorción del ácido láctico evitando la fatiga muscular.